Header Ads

Las impresoras "tradicionales" han muerto

impresoras epson kyocera

Desde que se inició la crisis económica, hace ya tanto que ni lo recordamos, ha habido dos palabras que, a modo de bote salvavidas, se han encargado de mantener con esperanza a todos los sectores económicos: cambio y oportunidad. De este modo, un ámbito tan “tradicional” como el de las impresoras, y en general el sector de la impresión, se ha abrazado fuertemente a la tecnología y la innovación, junto a las dos “palabritas” mágicas, y ha remado con fuerzas para escapar de la crisis. 

Tanto es así, que por ejemplo desde Epson, su director de Marketing y Operaciones, David Moure, nos asegura que “a pesar de la crisis Epson nunca ha dejado de presentar cuentas satisfactorias, tanto en España como en Portugal”. Y aunque reconoce que “la situación económica ha tenido sus efectos en el volumen de ventas”, pone la primera pica para argumentar cómo este sector ha respondido a la crisis: “auge de la tecnología y creciente interés del consumidor por las TIC”. 

Ya se no se trata de “tinta y papel”, las impresoras han caído cautivas, en el buen sentido de la palabra, en el entramado tecnológico. Misma afirmación por parte del director de Desarrollo de Negocio y Marketing de Kyocera, Jesús Contreras. Asegura que sus ventas, por ejemplo en el segmento de impresoras láser, llegó a desplomarse un 40%, pero que sin embargo han aumentado su cuenta de resultados durante la crisis. De este modo añade que esto se debe a “que el sector de la impresión está afrontando una profunda transformación de su propia esencia, que está pasando de un mercado centrado en los dispositivos y los recambios a un modelo mucho más amplio en el que el foco está en el propio documento”. 

Cambio de imagen                                                                                     

¿Quién no se ha peleado alguna vez con una impresora o ha pensado que los recambios eran más caros que el seguro del coche? Pues bien, al igual que el modelo de negocio se ha tenido que transformar durante la crisis, y la tecnología ha sido la palanca sobre la que cambiar ese sentido, en el caso de la “mala imagen” del sector de la impresión, también parece haber quedado todo olvidado.

epson impresoras david moure

Así, David Moure, de Epson, se muestra muy tajante y afirma que “esas problemáticas pertenecen al pasado”. En el caso concreto de su compañía nos cuenta que las nuevas generaciones son sostenibles y respetan el medio ambiente, y no solo eso, sino que algunos modelos llegan a imprimir más de 75.000 páginas con un solo recambio. Nos trasmite que el gran esfuerzo de Epson gira en torno a la optimización en el consumo de los cartuchos de tinta. De este modo, parece que el consumo, tanto doméstico como empresarial, se prioriza para estas empresas. 

Traslada esta cuestión de a imagen a Jesús Contreras, de Kyocera, va un paso más allá y asegura que la mejora en los servicios técnicos también han sido fundamentales para que se cambie la imagen hacia estas marcas. Así pues, la atención al cliente, en el caso de su compañía, se presenta como un recurso de alto valor añadido. 

Por último, en estos asuntos de la percepción e imagen, más allá de lo que cada usuario o empresa pueda pensar en particular, ambas compañías afirman que tienen una importante batalla presente por cuidar el medio ambiente, y no solo de cara a la galería, sino procesos centrales en su entramado comercial para que su impacto sobre el planeta sea el menor posible.

kyocera impresoras jesus contreras

Un futuro por imprimir                                                                             

"Las impresoras tradicionales no existen como tal”. Expeditivo y contundente. Así se muestra el director de Marketing y Operaciones de Epson en esta afirmación. Pero quizá con tanto cambio tecnológico, obligado y sobrevenido, la realidad en este sector sí ha cambiado definitivamente. Las nuevas impresoras “han dado lugar a productos adaptados a la era 3.0, a las necesidades de los usuarios y de las nuevas organizaciones en un mercado global”. En este aspecto parece que pese a los avances digitales que no invitan a “imprimir”, sigue existiendo una necesidad por parte de los usuarios que, eso sí, debe ser cubierta de otra manera. 

Por su parte, el director de Desarrollo de Negocio y Marketing de Kyocera cree que “el foco está cambiando a pasos agigantados, y ahora las impresoras y multifuncionales son sólo un componente más -aunque necesario- dentro de un amplio ecosistema de equipos, soluciones y servicios documentales que abarquen todo el proceso por el que pasa un determinado documento”. 

Una vez más, como viene siendo habitual, podemos aseverar que la tecnología ha introducido una serie de cambios, en este caso muy relacionados con el ahorro, que benefician a los usuarios. Las empresas lo saben y optimizan sus recursos para no quedar atrás en un tiempo de cambio que puede llevarse a cualquiera por delante, por muy importante que seas en tu sector. 

Por: Raúl Masa (@raulmasa)

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.